« Opinión 141 de Doron … « || Inicio || » Sistemas Basados en R… »

Adiós a Yutzu

Última modificación: 11 de Julio de 2015, y ha tenido 89 vistas

Etiquetas utilizadas: || || ||

Cuando se hacen proyectos dentro del mundo académico, se sabe que tarde o temprano se deben ir cerrando para poder invertir tiempo en las nuevas ideas que surgen. Normalmente, los proyectos puramente de investigación suelen rondar alrededor nuestra por un poco más de tiempo, simplemente porque es "barato" mantenerlos en un estado de letargo que les hace vivir un poco más tiempo del que sería natural, pero no ocurre lo mismo con los proyectos de desarrollo informático, que conllevan un esfuerzo de mantenimiento tanto en recursos (humanos o económicos) como de tiempo que dificulta su continuidad. Además, es precisamente este tipo de proyectos el que más sufre el paso del tiempo debido a los avances tecnológicos que exigirían una continua reprogramación de sus bases y una adpatación continua a las nuevas tendencias estilísticas que inundan nuestra forma de interactuar con ellos. De alguna forma, estos proyectos envejecen mal y hay que saber cuándo cerrarlos.

Yutzu ha mantenido su funcionamiento durante más de 4 años cumpliendo una labor que se presentaba difícil y arriesgada. Nació con la intención de ofrecer una herramienta web que permitiese el trabajo colaborativo en una época (sí, hace 4 años era ya "otra época") en la que se asomaban tímidamente las opciones de trabajar en la red de forma flexible y rica, y cumplió su papel de una forma espectacularmente eficiente. Además, ha permitido a usuarios desconocedores de las tecnologías involucradas mezclar todo tipo de información multimedia y mostrarla en forma de publicaciones de alta calidad, algo que ni siquiera hoy en día, 4 años después del nacimiento de Yutzu, se consigue sencillamente con las herramientas de uso general. Fue una herramienta que ofrecía todo un paquete de opciones interconectadas en los momentos en que se imponían los servicios puntuales muy disgregados... nadábamos a contracorriente y lo sabíamos, pero los resultados tras este tiempo nos han dado la razón.

Sin duda han sido unos años de aprendizaje, en los que nos guiaba el espíritu académico de aprender qué necesitaba un usuario de perfil medio para poder realizar sus labores de recopilación, colaboración y publicación de una forma flexible y libre. Al estar dentro del mundo académico, hemos tenido la suerte de no necesitar extraer un sentido comercial para poder seguir manteniendo su utilidad, y aunque hubiera sido positivio también poder usarla para incursionar en el mundo del emprendimiento, hemos de ver la parte positiva de poder experimentar con total libertad sin restricciones impuestas por el mercado. Sin duda hemos cometido errores y la herramienta no ofrecía el 100% de lo que el usuario demandaba, algunas veces por nuestra incapacidad para ver qué era necesario, y otras por falta de recursos para llevar adelante lo que nos pedían, pero tras este tiempo trabajando con y sobre ella, podemos afirmar que estamos orgullosos del trabajo realizado y de los resultados obtenidos.

Tras este tiempo, la herramienta ha acumulado más de 3000 usuarios que han creado contenido, en total se han creado más de 10.000 yutzus (como llamamos a los paquetes multimedia que se pueden generar con la herramienta), algunos de una complejidad y elaboración propios de un perfil profesional, y su uso se ha extendido por áreas completamente dispares, desde la publicidad hasta la preparación de cursos, la exhibición de portfolios o como zona privada para tomar notas y acumular información, lo que nos da una idea de su versatilidad y potencia.

Durante este tiempo han sido muchos los que han trabajado con la herramienta, pero nos gustaría destacar q dos personas por encima del resto como parte del equipo de desrrolladores que han aportado su interesante punto de vista al espíritu que finalmente tenía Yutzu. Por una parte, su primer desarrollador, Karthick Ramachandran, que en aquellos primeros años creyó en la herramienta y asentó las bases para que pudiera crecer hasta el punto que lo ha hecho, y por otra parte, la persona que la preparó para poder crecer como proyecto profesional, Sergio Rus. Sin el trabajo de los dos no habríamos llegado hasta el punto que hemos llegado.

Es momento, pues, de dar paso a las nuevas generaciones de ideas, posiblemente más maduras y mucho más orientadas, pero estos primeros proyectos, aunque más inocentes y planificados, siempre quedarán como aquellas locuras que se hacen porque la voluntad nos mueve por puro instinto y placer.

Parafraseando un poco... "¡Yutzu ha muero... larga vida a Yutzu!", que seguro se reencarnará un poco en los futuros proyectos que abordemos dentro y fuera de CulturePlex Lab.

« Opinión 141 de Doron … « || Inicio || » Sistemas Basados en R… »